Friday, March 16, 2007

Secretos eróticos de Nicolás I

A la corte del emperador ruso en el siglo XIX llegaban con regularidad paquetes envueltos en papel marrón con una instrucción precisa: el zar y sólo el zar podía abrirlos.

Y sólo hoy sabemos que estos paquetes no contenían secretos de Estado, aunque si secretos privados, porque este emperador, que creó una policía secreta que llegaba a todos los rincones del imperio y que vio también un florecimiento del ballet ruso y su literatura, consumía en sus momento de ocio todos los últimos adelantos del arte erótico de la época que venían de Francia, la bella y subversiva dama republicana.

Estos tesoros estuvieron bajo doble llave en los subsuelos del museo de arte del Hermitage de San Petersburgo, ya que diversos gobiernos, incluidos los soviéticos que surgieron con la revolución de 1917, consideraron que su contenido era francamente explosivo.

A partir de este viernes, en las Salas del Hermitage de la galería Somerset House, en Londres, se puede ver todo este arte oculto.

Al descubierto

La muestra lleva el llamativo título de El triunfo de Eros, arte y seducción en el siglo XVIII.

La exposición tiene obras de Boucher y dibujos de Fragonard, pero quizás los que primero llamen nuestra atención -y seguramente la del zar Nicolás- es el cuadro de Guersant de una hermosa mujer desnuda masturbándose y otra cuyas nalgas al descubierto son amorosamente revisadas por un hombre.

Desnudos en la muestra hay muchos, pero difícilmente llamen tanto nuestra atención.

A fin de cuentas desnudos hay en casi todas las pinturas renacentistas, pero claro en esa época estos cuadros estaban idealizados por sus vínculos con la mitología antigua o los relatos sagrados.

El problema, para nosotros los humanos, parece haber sido durante mucho tiempo retratar el cuerpo desnudo como es en realidad, un capítulo fundamental para la aparición de esa revolución artística que fue el realismo.

Fuente: BBCMUNDO.com

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP