Thursday, January 8, 2009

De comilones a celebridades

Natsuko "Gal Sone" tiene 33 años, mide 1,62 m y pesa 45 kilogramos. Simpática, es una figura constante en programas de la televisión japonesa y es idolatrada, especialmente por los jóvenes estudiantes.

¿A qué se dedica? Lo único que hace es comer mucho. En una hora logra ingerir hasta nueve kilos de alimentos.

La devoradora alcanzó fama nacional cuando apareció, en 2005, en un concurso organizado por el canal TV Tokio, llamado "El rey de los glotones" o "Oogui", en japonés.

En esta primera semana de enero de 2009, el canal presentó una versión femenina del concurso, "La reina de las glotonas".

El propio carisma de la joven "Gal" Sone contribuyó a que resurgieran en la televisión japonesa competencias como ésta, que eran muy populares en la década de los '90.

En 2002, los torneos fueron suspendidos, a raíz de la muerte de un joven estudiante que quiso imitar a los glotones de la tele. Después de un hiato de tres años, el popular programa regresó, con nuevas celebridades, como la esbelta "Gal" Sone.

La popularidad de la joven es tal que en 2007 grabó un disco compacto con otros dos personajes famosos de la televisión nipona.

Profesional

Otro que tuvo éxito en Japón por comer mucho fue Takeru "Tsunami" Kobayashi, de 30 años, 1,73 m y 75 kg.

El joven se hizo famoso en el país después de ganar durante seis años consecutivos -de 2001 a 2006- el conocido torneo de perros calientes de la cadena Nathan's, en Coney Island, Nueva York, Estados Unidos.

Su récord hasta ahora es por haberse comido 59 perros calientes en 12 minutos, en 2008, cuando quedó en segundo lugar.

El récord de toda la competencia lo tiene el estadounidense Joey Chestnust, quien ganó los dos últimos torneos: en 2007 le arrebató la corona a Kobayashi al comerse nada menos que 63 perros calientes en 12 minutos.

Kobayashi descubrió que podía comer mucho cuando estudiaba en la universidad.

"Llegué a comer 12 kilos de alimentos en 45 minutos", le cuenta al servicio brasileño de la BBC. Dice que ahora le apasiona el famoso churrasco brasileño y que quiere aprender más sobre la cocina del país sudamericano.

Otros dos nombres bastante populares entre los glotones japoneses son Nobuyuki "Gigante" Shitora y Takuya Yamamoto, los actuales campeón y subcampeón del torneo promovido por TV Tokoo.

Técnica

Al ver a los competidores japoneses, es difícil creer que puedan ingerir tanta comida.

Al contrario de, por ejemplo, la mayoría de los glotones "profesionales" estadounidenses, los japoneses son delgados.

Para ellos, el secreto está en la técnica de "expandir" el estómago.

Kobayashi "alarga" su estómago comiendo grandes cantidades de alimentos de los más diversos tipos. Otros prefieren líquidos.

En las competencias, Kobayashi obliga a la comida a acomodarse de forma compacta en el fondo del estómago.

"Es necesario tener mucha habilidad", dice el joven, que se toma esta actividad muy en serio, como una profesión, y es miembro de la Federación Internacional de Competencias de Comida (IFOCE, por sus siglas en inglés), la entidad que promueve los torneos en EE.UU.

Fenómeno cultural

¿Y por qué estos programas tienen tanto éxito en Japón? "Es una cuestión cultural", explica Shigehiko Shiramizu, profesor de Medios de Comunicación y Cultura en el departamento de Estudios de Medios Globales de la Universidad Komazawa, en Tokio.

El académico señala que, desde la antigüedad, la comida y el vestuario siempre fueron las dos principales referencias de estatus en la sociedad japonesa.

"Sólo los nobles tenían acceso a los mejores productos y el deseo de la población común siempre fue de poder probar algún día esas comidas", dice.

De ahí, por ejemplo, la existencia en la actualidad de tiendas especializadas en frutas o carnes selectas y caras.

Además del tema cultural, Shiramizu destaca la técnica de la producción de estos programas.

"Son muy baratos de producir, ya que no necesitan tener personas famosas ni requieren muchos días de grabación. Además, la comida generalmente la reciben a cambio de publicidad", explica.

Los índices de audiencia son altos, lo que hace que estas producciones sean lucrativas, y la popularidad de los programas termina transformando a los competidores en celebridades en el país.

"Cualquiera que tenga mucho talento y habilidad para comer se puede convertir en estrella nacional porque es un deporte muy difícil, en comparación con otros", asegura Kobayashi, el devorador de perros calientes.

Fuente: BBC Mundo.com

0 comentarios:

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP