Monday, January 19, 2009

El rock and roll de la asunción más esperada

Stevie Wonder, U2, Bon Jovi y Shakira cantaron en vivo y un obispo gay rezó en la primera jornada de la transición.
“¡Todos para un costado!”, grita un policía, con tono antipático, a la multitud que se dirige al Lincoln Memorial para ver el concierto de apertura de la asunción de Barack Obama. “Hey, man, podrías pedir por favor”, es la respuesta de un afroamericano que se pierde entre las miles de personas que marchan hacia allí, y que ríen a carcajadas al escuchar esta conversación. Nadie está serio en esta fiesta. Familias completas, parejas, adolescentes, adultos, ancianos, llevan una sonrisa que ni el frío puede borrar. En las esquinas, los organizadores arengan al público y todos gritan emocionados. Y si al posar para una foto los argentinos sonreímos y decimos “whisky” –en los países de habla inglesa acostumbran a decir “cheese” (queso)–, ayer en Washington DC las familias afroamericanas miraban a las cámaras y gritaban la palabra clave: “¡Obama!”.

Hace unos días que la ciudad y sus alrededores empezaron a colmarse de turistas de diferentes estados norteamericanos y de distintas partes del mundo para ver la asunción del primer presidente afroamericano de los Estados Unidos y eso se siente en las calles.

A pesar de las bajas temperaturas, la vida nocturna de Washington está cerca de parecerse a una noche de verano en Mar del Plata: la gente camina por todas partes en busca de bares y restaurantes que tienen permiso para vender alcohol y para cerrar sus puertas a las 4 de la mañana, algo infrecuente en la capital de Estados Unidos. Hasta se hace difícil conseguir taxis para ir a las fiestas no oficiales.

El evento del día fue la ceremonia inaugural en el Lincoln Memorial, donde se encuentra el monumento al presidente que declaró la libertad de los esclavos afroamericanos. El Memorial está ubicado en uno de los extremos de The National Mall, la enorme explanada que conecta los principales monumentos de la capital y los principales símbolos de la democracia norteamericana. Allí, frente al escenario improvisado, empezó a congregarse la gente desde muy temprano. Los vendedores ambulantes ofrecían remeras, gorros, prendedores, banderas, pósters, guantes, buzos, camperas y banderas con la cara de Obama. Y más aún: hasta cajas de condones con la cara del presidente electo.

A las dos y media de la tarde Obama y su familia, acompañados por su vicepresidente Joe Biden, ya estaban en el escenario, esperando el comienzo del festival, en el que desfilaron actores y cantantes como Denzel Washington, Tom Hanks, Bruce Springsteen, Bettye LaVette, Jon Bon Jovi, Sheryl Crow, Shakira, Stevie Wonder y U2. Entre las canciones más aplaudidas estuvieron “One Love”, de Bob Marley, cantada por Shakira, Usher y Stevie Wonder, “City of Blinding Lights”, de U2, que fue el himno de campaña de Obama, y el rock “Shout”, que interpretó el cantante country Garth Brooks.

La apertura comenzó con el discurso del obispo episcopal gay Gene Robinson, quien pidió al público que comprenda que “nuestro presidente es un ser humano y no un mesías”. Con la presencia de Robinson, Obama buscó contrarrestar las críticas que recibió por parte de la comunidad homosexual, que repudió la elección del predicador homofóbico Rick Warren como orador religioso oficial en la ceremonia de investidura que se realizará mañana. Warren, fundador y pastor principal de la iglesia evangélica Saddleback, en Lake Forest (California), ha dicho públicamente que se opone a la equiparación legal de la unión de homosexuales con el matrimonio entre un hombre y una mujer.

A las cuatro de la tarde, el protagonista dio su esperado discurso. “No voy a pretender que cumplir estos desafíos sea fácil. Me va a llevar más que un mes o un año, y tal vez muchos más”, sostuvo Obama. Y continuó: “A lo largo de este camino habrá retrocesos e intentos fallidos, y días que prueben nuestra firmeza como nación. Pero a pesar de todo esto –a pesar de la inmensidad de las tareas que vendrán– hoy estoy de pie, más esperanzado que nunca de que Estados Unidos perdurará y que el sueño de nuestros fundadores continuará”. La multitud lo ovacionó hasta el cansancio y luego empezó a marcharse, quizás en busca de algún bar donde brindar toda la noche por el primer presidente afroamericano de Estados Unidos.

Las escorts están bien guardadas

Todos los comercios en Washington, incluido el de la carne, se han visto alterados por la investidura de Barack Obama. Junto a los controles que esta semana realizan miles de policías, las autoridades han declarado “libre de prostitución” la zona del distrito de Columbia. Esto en vista de que la ciudad, de 560.000 almas, recibirá dos millones de visitantes con ánimos de festejar. El veto no es sólo un anuncio en un cartel: la infracción será multada con 300 dólares y unos días de cárcel. En la capital de Estados Unidos, la prostitución es ilegal aunque no está penado que las personas “maten el tiempo” en ciertas esquinas a la espera de clientes.

Fuente: CriticaDigital.com

0 comentarios:

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP