Saturday, February 7, 2009

Una proeza médica salvó la vida a un nene

LE TRASPLANTARON 4 VÍSCERAS Y REACCIONÓ BIEN
Agustín Acosta recibió hígado, duodeno, páncreas e intestino delgado. Estaba en lista de espera hacía dos años. Cirugía compleja.

“Agustín volvió a nacer gracias a Dios y a los médicos que hicieron posible este milagro”, dijo Hermelinda Maidana, abuela de un nene de 3 años que fue sometido a un trasplante multivisceral –el segundo en su tipo que se realiza en la Argentina– y del que se recupera exitosamente.

Después de permanecer dos años en lista de espera hasta que apareciera un donante, el pequeño fue sometido a un trasplante de hígado, duodeno, páncreas e intestino delgado, una compleja intervención que registra pocos antecedentes a nivel mundial.

La cirugía duró aproximadamente ocho horas y fue realizada por el equipo que encabeza el doctor Eduardo de Santibañes, jefe del Servicio de Cirugía General de Trasplante Hepático del Hospital Italiano.

“El niño nació con una afección relativamente común llamada vólvulo, que consiste en una torsión del intestino, por lo que debió ser operado, y como consecuencia quedó con un intestino corto y la necesidad absoluta de alimentarse por vía parenteral, a través de sueros. Este tipo de alimentación trajo aparejado el desarrollo de una cirrosis hepática, por lo que fue necesario el trasplante multivisceral para resolver su problema hepático e intestinal”, explicó De Santibañes a Crítica de la Argentina. Se trata de un tipo de operación muy infrecuente, de la cual sólo hay un antecedente en el país, que fue llevado a cabo por el equipo de la Fundación Favaloro.

Los Acosta son una humilde familia que vive en la localidad de Brinkmann, provincia de Córdoba. Mariana, la mamá de Agustín, vive junto a su pequeño hijo en la casa de sus padres. “Cuando nació Agustín, estaba todo bien, pero a los cuatro meses empezaron los problemitas, tenía inconvenientes para hacer caca y empezó a salirle sangre”, relató Hermelinda. “Lo llevamos al hospital de Morteros, ahí lo revisaron, le hicieron de todo, pero no le encontraron el problema. Entonces lo llevamos a San Francisco y allí los médicos le detectaron que tenía un intestino dentro del otro y lo sometieron a siete operaciones, hasta que concluyeron que necesitaba un trasplante, por lo que decidimos traerlo a Buenos Aires a fines de 2006”, detalló la abuela.

No es sencillo para una familia de escasos recursos afrontar este tipo de contingencias, por lo que fue necesaria la intervención institucional. “Mientras se mantuvo en lista de espera, estuvo viviendo en el hospital, hasta que esta semana apareció un donante de 45 días y se pudo concretar el trasplante”, explicó De Santibañes.

Si bien el paciente se recupera favorablemente en el Hospital Italiano y se encuentra en muy buen estado, los médicos son muy cautos con el pronóstico.

“Los órganos aparecieron antes de que fuera demasiado tarde y la operación fue un verdadero éxito. Vamos ganando 2 a 0, pero todavía falta el segundo tiempo y tenemos que tratar de evitar que nos den vuelta el partido”, afirmó el profesional.

“No me canso de darles las gracias a Dios y a los médicos por haberle salvado la vida a mi nietito, que es mi regalón, no podríamos vivir sin él”, finalizó la abuela, aún conmovida.

Fuente: criticadigital.com

0 comentarios:

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP