Tuesday, March 10, 2009

El caso del gigoló y la rica heredera

Por sus modales exquisitos y su buena presencia, Helg Sgarbi se ganó el sobrenombre de James Bond. La prensa prefirió bautizarlo como "el gigoló suizo". Ahora enfrenta lo que algunos califican como uno de los más sensacionales procesos de la historia judicial alemana.

Según Steve Rosemberg, corresponsal de la BBC en Munich, cientos de periodistas se acreditaron para la cobertura del proceso contra Sgarbi, quien este lunes se declaró culpable de extraer, mediante seducción y engaños, millones de euros de algunas de las mujeres más ricas de Europa, por lo que podría enfrentar hasta diez años de cárcel.

Sgarbi, de 44 años de edad, acudió a la Audiencia Provincial de Munich, donde su abogado leyó una declaración en la que reconoce que las acusaciones de la fiscalía "son correctas".

Además pidió disculpas a sus víctimas y expresó "profundo remordimiento".

El tribunal accedió a la petición de no revelar el nombre de algunas de las mujeres estafadas para evitarles "mayores daños personales".

La más rica

Una de las víctimas -cuyo nombre sí trascendió por ser quien lo denunció con la policía- está considerada como la mujer más rica de Alemania.

Susanne Klatten -casada, madre de tres hijos y de 46 años de edad- es heredera del imperio Quandt y la mayor accionista de BMW. Según la revista Forbes, tiene una fortuna valorada en más de US$13.000 millones.

De acuerdo con informaciones de la prensa alemana, Klatten y Sgarbi se conocieron en los Alpes en julio de 2007 y los primeros intentos de seducción fueron infructuosos.

Sin embargo, la heredera sucumbió poco después cuando ambos volvieron a "coincidir" en el sur de Francia.

Aparentemente el gigoló filmó en secreto algunos "encuentros íntimos" que amenazó con publicar si Klatten no le entregaba 290 millones de euros (unos US$367).

Para entonces, según la prensa, ya el hombre se había hecho de siete millones de euros (alrededor de US$9 millones) que Klatten accedió a entregarle para supuestamente pagar indemnizaciones por haber atropellado a una niña en un accidente de tránsito en Estados Unidos.

La condesa

A Sgarbi se le acusa de, por métodos similares, haber obtenido, otros 2,4 millones de euros de otras tres víctimas, todas señoras ricas mayores a las que conoció en hoteles de lujo.

Según medios alemanes, la primera vez que Sgarbi captó la atención de la prensa fue en 2001, en Ginebra, cuando su "prometida", identificada como la condesa Verena du Pasquier Geubels y cincuenta años mayor que él, lo denunció penalmente por apropiarse de millones de francos suizos.

La aristócrata, quien retiró los cargos, falleció en 2002.

Fuente: bbcmundo.com

0 comentarios:

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP