Sunday, May 31, 2009

Una dominicana en busca de Cleopatra

La audacia de una joven dominicana fascinada con Cleopatra podría conducir al hallazgo arqueológico más importante del siglo XXI.

La arqueóloga Kathleen Martínez asegura que descubrió el lugar donde podría estar enterrada Cleopatra VII tras estudiar los detalles sobre la muerte de la última reina de la dinastía Ptolemaica.

Martínez dirige la misión del equipo de arqueólogos que ha encontrado suficiente evidencia para concluir que las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio podrían estar debajo del templo de Taposiris Magna, en las afueras de Alejandría, en Egipto.

Según la versión más extendida, Cleopatra se quitó la vida en el año 30 AC tras hacerse picar por una cobra egipcia (áspid), pero antes de morir designó el lugar en que sería enterrada junto a su amante, Marco Antonio, que ya se había suicidado tras ser derrotado por Octavio en su lucha por dominar el Imperio Romano.

Tras los pasos de Isis y Osiris

La científica dominicana creyó desde un primer momento que la reina seleccionó un templo en Alejandría dedicado a la diosa egipcia Isis.

"Llegué a esa conclusión porque comprendí que la picadura del áspid tenía un sentido religioso y que la muerte de ella estaba relacionada con un acto religioso que se inicia con la serpiente y concluye necesariamente con el entierro de ella en un templo", explicó Martínez a BBC Mundo.

La arqueóloga agregó que Cleopatra habría utilizado el templo para ser enterrada junto con su amante romano "para apoderarse de la leyenda de los dioses Isis y Osiris y convertirla en la de Marco Antonio y ella".

También llegó a la conclusión de que ese templo de Isis debía estar en la ciudad de Alejandría en Egipto, a donde se trasladó Martínez hace cinco años tras obtener el permiso del doctor Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio.

En la antigua ciudad egipcia, la estudiosa de Cleopatra encontró ruinas de tres templos donde se adoraba a Isis en los tiempos antiguos.

"Llegué a este lugar (el templo de Taposiris Magna en las afueras de Alejandría) y entendí que estaba en el sitio que ella pudo haber escogido para enterrar a Marco Antonio", agregó Martínez.

Túneles y pasadizos

El Taposiris Magna era el templo más sagrado en su tiempo y fue construido por la dinastía griega de los Ptolemeos, que gobernó Egipto tras la muerte de Alejandro Magno.

Está localizado en el límite de la ciudad, "lo suficientemente lejos como para que los romanos que estaban en ese momento ya tomando control de Alejandría no pudiesen saber lo que estaba ocurriendo en sus adentros", indicó la arqueóloga.

Martínez estaba convencida de que, si su teoría era correcta, "en este templo que íbamos a excavar necesariamente teníamos que encontrar túneles y pasadizos y cámaras en el subsuelo".

Sin embargo, el doctor Hawass insistía en que su teoría era incorrecta ya que, según le dijo en aquel momento el funcionario, los pasadizos y túneles en los templos egipcios están construidos por fuera.

No obstante, la arqueóloga dominicana logró en 2005 que el Comité Permanente de 100 profesores universitarios de Egipto le diera dos meses para demostrar que sí habían túneles y pasadizos dentro del Taposiris Magna.

"Y casi a los dos meses de excavación, lo que es nada en términos arqueológicos, tuvimos la suerte de que encontramos la primera cámara subterránea", dijo Martínez a BBC Mundo.

De ahí en adelante su proyecto obtuvo el apoyo del gobierno ya que el descubrimiento revela que el lugar "es el primer templo egipcio que tiene ese tipo de estructura".

Importantes hallazgos

Martínez agregó que "en la actualidad tenemos más de 10 cámaras subterráneas, tenemos pasadizos a 35 metros de profundidad y un complejo completo de túneles que se entrelazan unos con otros y hacen el lugar sumamente interesante".

"Ya por los hallazgos logrados hemos podido cambiar preconceptos sobre la arquitectura de los templos egipcios lo que permite a los arqueólogos buscar y explorar en los templos ya conocidos", dijo con orgullo la científica dominicana.

Tras cerca de cuatro años de excavaciones, los descubrimientos de la expedición han ido en aumento, como la placa de fundación del templo -en 300 AC-, monedas con el rostro de reyes Ptolemeos como el de Cleopatra y de hasta Alejandro Magno, cuya tumba en Alejandría aún no se ha descubierto.

Pero el más importante de todos ha sido el hallazgo de un cementerio que para los arqueólogos "indica la presencia de una tumba real", afirmó Martínez.

La emoción que siente la dominicana por los resultados que ha logrado con su trabajo la delatan cuando habla sobre la satisfacción que sintió el día en que inició las excavaciones.

Pero confiesa que cuando encontraron la primera moneda "me sentí completamente conmovida y sobre todo porque el rostro que salía de esa moneda que tenía 2.000 años ahí bajo las arenas era el rostro de Cleopatra".

Fuente: bbcmundo.com

0 comentarios:

Blog Archive

RAM-MA-THA

  © Blogger template Newspaper III

Back to TOP